miércoles, 4 de mayo de 2011

El curioso caso de The Nerves


El rock a veces es muy ingrato y el éxito es un niño malcriado que se va con el primero que le ofrece un caramelo (al principio he pensado poner "putilla" donde pone "niño", pero he considerado que podría ser considerado de muy mal gusto y sexista; también he sospesado poner "chapero", pero entonces podía quedar homófobo. Como no soy ninguna de las dos cosas, me he autocensurado y he puesto "niño).

Pues eso, que en ocasiones hay grupos con un gran potencial que pasan completamente inadvertidos ante el público, mientras que otros, sin una razón aparente que lo distinga, alcanzan la fama y el éxito.

Y The Nerves sin duda es de los del primer grupo.

The Nerves fue un trio de Los Angeles (E-LEI para los muy americanizados) de mediados de los 70. No es que tocaran durante mucho tiempo (del 74 al 78, según donde lo mires) y solo publicaron en 1.976 un EP con 4 canciones y con el mismo título que la banda (¿tanto cuesta imaginar un nombre para un álbum y no poner el nombre de la banda? Mira que me da rabia. También me da rabia que la gente doble las esquinas de los libros, aunque no sean mís libros, pero esa ya es otra historia). Su música se caracterizaba por un sonido power-pop donde ya se empieza a intuir lo que será posteriormente el punk, así que muchos los catalogan como Pre-punk. Su mayor logro: compartir cartel en varios conciertos con los Ramones e influenciar a otras bandas de Los Angeles como The Knack (los de My Sharonna y de... pues eso, los de My Sharona)

Por desgracia, nadie se acuerda de ellos, y eso que sonaban de puta madre (¿Por que cada vez que escribo una afirmación de este tipo me asalta el pánico imaginando centenares de comentarios de gente que afirma conocerlos, haciendo patente mi incultura musical? ¿Es normal lo mío, Doctor?).


¿Ah que suenan geniales?


Pasemos a otro grupo. Este si es conocido: Blondie. Coetaneos a los The Nerves, pero procedentes del otro extremo del país: Nueva York. Creados en 1.975, en sus dos primeros LP's tuvieron un éxito bastante discretito, siendo su mayor hit la canción Denis, para mi una de las peores de su repertorio. También comparten cartel en la sala CBGB con Televisión y Ramones. Por cierto, era tal el furor que causa Deborah Harry en los conciertos, que cansados que el público le gritara "Blondie!!!" (Rubiaaa!!!, encastellano castizo), deciden tomar la expresión como nombre para la banda.

Y aquí comienza lo curioso de la historia. 

Antes de publicar su tercer disco, Blondie se halla de gira por Japón. Nadie sabe como, pero aparece una cinta de cassete en el vehículo que utilizan para desplazarse y el conductor, más japones que el arroz y que no habla ni papa de inglés, no hace más que ponerla una y otra vez. Quedan tan.... (ostras no se que palabra poner aquí) bueno, pongamos... agradados por la cinta, que deciden versionar una de las canciones de la cinta.

Esta es la canción.



Hanging on the Telephone es la canción que habre el tercer LP de Blondie, y es su segundo gran pelotazo (el primero, sin ningún tipo de dudas es Heart of Glass), y como os habrési dado cuenta se trata de una canción original de The Nerve. Pero claro, la cosa fue diferente en cuanto repercusión. El Hanging on the Telephone de Blondie fue todo un éxito, sobretodo en Gran Bretaña (Blondie, a pesar de ser más de Nueva York que el Empire State, a mi siempre me han sonado más a grupo de la New Wave Británica) y en Estados Unidos. Paralel Lines, su tercer LP, los hace ascender al estrellato, siendo un grandísimo disco donde a parte de las canciones nominadas, también se halla otro de sus grandes clásicos, One way or another.

¿Y cual es la diferencia entre la versión ignorada de The Nerves y el pelotazo de Blondie?. Pues realmente pocas. La más apreciable, sin duda, es la voz y la presencia de Deborah Harry (no es que fuera especialmente guapa, pero tenía una personalidad apabullante en escena) y un trabajo más elaborado en la producción. Aunque  supongo que lo que marca  realmente la diferencia para que una versión tuviera éxito y la otra no, es que la versión de Blondie, lanzada en 1.978, solo dos años después del original, lo hace en un momento mucho más apropiado para este tipo de música.

Y el resultado es que la versión de Blondie es tan conocida, que la mayoría de gente que ha versionado esta canción (Deff Leppard, Cat Power, L7 o los españoles Zodiacs) probablemente desconozcan el original de The Nerves.



¿Que? ¿A que ahora no me negaréis que el éxito es un poco putilla? (vaya, al final tuve que decirlo)

7 comentarios:

Johnny Dibud dijo...

Nunca un Ep en solitario fue tan importante y tan influyente como el de los Nerves en el 76. Una maravilla aunque todavía me gusta más el primero de Paul Collins con The Beat. Saludos.

SERGI dijo...

Jo tio no conocía a los Nerves estos de nada, y Blondie nunca lo he seguido demasiado, pero debe ser una putada sacar un temazo como ese y que nadie te lo escuche, y para más tela después llegan Los rubias y la hacen un éxito, pa cagarse

eufoniaelectrica dijo...

Hombre, yo conocía su existencia gracias a esta cover, pero sí, no tienen una mierda de reconocimiento. Donde discrepo es en la belleza de Debbie Harry. Es mi mito erótico desde hace siglos. ¡Dejadme que me paj-- con quien quiera :$!

Uri dijo...

Johnny: No sé por que, pero si alguien tenia que conocer a The Nerves, estaba seguro que serías tu. No tengo muy controlado a The Beat (esta en la lsita de pendientes), aunque por las referencias tiene que ser bestial.Por cierto, se ve que Paul Collins es bastante fan de tu tierra y que regenta un bar en Madrid (cosas que uno lee por internet cuando se documenta).

Saludos crack.

Uri dijo...

Sergi: Lo dicho, hay cosas bastante inexplicables... y también supongo que lo importante es meter la patitia. Blondie, justo antes de esta canción, lo habia petadao con Heart of Glass...y una vez ya subido al carro, todo es inercia. Aunque por otro lado, los deThe Nerves también se debieron llevar su buena tajada de royalties.

Uri dijo...

Eufonia: Hey, que yo no he dicho que no fuera sexy!!! Deborah Harry no es especialmente guapa, y tiene una figura un poco de marimacho... ahora si, tiene un morbazo... vamos para hecharle uno a la americana (te la meto hoy, y te la saco mañana).

Así que quede claro (que en el post no queda claro, quería ir de fino y mira tu): Debbie nos pone palotes!!!

P.D.: También suponía que tu eras otro de los candidatos a conocer a The Nerves.

Johnny Dibud dijo...

Querido Uri, dale cancha urgentemente al primero de The Beat, de lo mejorcito de su género y ya me contarás. Apuesto que te flipará. No sabía que Paul Collins fuera tan asiduo por Levante, alguna vez sí que lo he visto, y lo del bar en Madrid si que lo había oído.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...