lunes, 11 de julio de 2011

El primer pinchazo de David Bowie: Be my wife

Bueno, quizá el título de hoy no es del todo exacto... pero poner como título "El primer pinchazo de David Bowie desde que se hizo realmente famoso", que sería más correcto... tenía hasta un punto de mal gusto.... no tanto como la última canción de Jeniffer López (¿no estaba La Lambada prohibida por la convención de Ginebra?) que es algo ya insuperable. Y también tengo que reconocer que es una táctica rastrera de escritorzuelo (que es mi máxima aspiración en la vida) para captar vuestra atención, y si ahora lo he conseguido (JA JA JA... con un tono bastante malvado), podréis disfrutar de unos cuantos detalles sobre una de las canciones que más me gustan de David Bowie.

David Robert Jones (así bautizaron o lo que sea a nuestro prota de hoy), empezó desde muy jovencito en esto de la música. Ya con quince años, en 1.962, tenía la primera de una serie de bandas, The Kon-rads, pero no fue hasta diez años después, con el single Starman y el albúm The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spider from Mars, que David Bowie alcanzó realmente el éxito (vamos, que se pasó mucho tiempo comiéndose los mocos en esto de la música). Cierto es, que tres años antes, con Space Oddity, se había había encaramado en lo más lato de las listas, pero este fue un triunfo efímero que no volvió a repetirse durante los tres años siguientes, en los que publicó discos como The Man who sold the World y Hunky Dory, que increíblemente pasaron bastante desapercibidos en el momento de publicarse como Lp's.

Pero a partir de la salida de Starman, todos los singles de David Bowie, en mayor o menor medida, triunfaron en las listas de éxitos británicas.Y cuidado, que estamos hablando de 21 singles entre 1.972 y 1.977.

Y vete tu que la primera canción que no entra en las listas británicas después de tanto tiempo, tiene que ser una de mis preferidas: Be my Wife.


A mi siempre me ha intrigado este vídeo, el fondo completamente blanco, la guitarra enchufada al ampli como debe ser, Bowie con más potingues encima que Sara Montiel pero con un entrecejo que pugna por unirse en una gran oruga, y esa actitud de no me importa una mierda lo que estoy haciendo. Yo aun tengo mis dudas si la actitud de indiferencia es provocada histriónicamente por Bowie... o que simplemente iba cargadísimo de cocaína o en pleno mono (los conocedores de los efectos sabrán distinguirlo) y le habían obligado a ponerse delante de unas cámaras para hacer el papel.

Oficialmente, Be my wife es el primer videoclip de David Bowie. Ya, todos habéis visto un videoclip de Life from Mars? y de Space Oddity. Pero resulta que en puridad no eran videoclips en el concepto moderno que tenemos ahora, para pasarlos por la tele y todo eso que representa que hacía la MTV antes de convertirse en un canal de basura para adolescentes alienados (es decir, adolescentes poseídos por un Alien que se les ha comido las pocas neuronas que tenían y ahora desean ser clones de Paris Hilton o cualquiera de estas que va sin bragas o peor aun.... como Robbie Williams!!!). 

Be my Wife fue el segundo single extraído de Low, el álbum con el que se inician la conocida como Trilogía de Berlín (Low, Heroes y Lodger), y las colaboraciones con Brian Eno. Aunque Low está aun producida por Tony Visconti, la mano de Brian Eno empieza a hacerse visible con el uso de sintetizadores y la instrumentalización del tema Warszawa (no hace falta que os diga que por esta canción, los Joy División en un principio se llamaba Warsaw)

También colabora en esta canción su por entonces alma gemela de drogas y desintoxicaciones (¿quien no ha tenido un colega de estos?), Iggy Pop, le pone los coros... bueno, despúes de escuchar de nuevo la canción, me doy cuenta Iggy Pop como mucho puede ser que ponga los coros en una sola estrofa... con razón no sale en los títulos de crédito.

Y en cuanto a que se refiere la canción, cual es la historia detrás de la misma, he encontrado dos teoría: la primera es sobre que se refiere a la relación entre John Lennon y Yoko Ono... que yo no lo veo, sinceramente... Pero bueno, si os mola la historia, allá vosotros...

La otra teoría, y la que creo más verosímil, es la de que se trata de una disculpa a su esposa Angela (la misma de Angie de la canción de The Rolling Stones) en un intento de que no le diera la patada definitivamente por culpa de su adicción a la cocaína (cosa que finalmente ocurrió en 1.980... vamos, que la táctica no le sirvió de mucho... pero pedazo canción le quedó).

Y en cuanto al "fracaso" comercial de la canción, descartando absolutamente que la canción no fuera buena (según declaraciones de Bowie, es una de sus favoritas), se explica por varias razones.

La primera es que Bowie no era justamente en ese momento un personaje muy popular. Extrañas declaraciones a favor del nazismo y un incidente en la frontera de Polonia, donde le detuvieron por llevar parafernalia nazi en su maleta, no le habían granjeado muchas amistades. Curiosamente, Bowie le hecha la culpa a su adicción a la cocaína y al personaje que según él le tenía dominado The Thin White Duke (se ha de reconocer que es mejor excusa que la de que el perro se me ha comido los deberes... pero no mucho mejor)Justamente para desembarazarse de su último personaje y  para salirse de la droga, Bowie hizo las maletas y junto con su colega Iggy se fueron para Berlín, donde realizaron grandes discos: los tres ya mencionados de la Trilogía de Berlín por parte de Bowie y The Idiot y Lust for Life por parte del señor Pop.

Otra de las razones, fue que Low era un disco donde experimentaba con nuevos sonidos, influenciado por el Krautrock de bandas como Faus, Kraftwerk o Neus!, cosa que en su momento no fue muy bien entendida y que no gustó especialmente a la crítica... la misma crítica que ahora no duda en catalogar a Low como un hito en la evolución de la música pop-rock (es una constante que cuando alguien se mueve de la linea le caen los palos para luego al cabo de años darle las gracias por dar un nuevo giro a su música). Aunque este motivo quizá no es el más importante para explicar que no entrara en las listas, puesto que Be my Wife es sin duda también la canción más convencional de todo el álbum.

Por último, y quizá el motivo más determinante, es tan sencillo como que en el momento del lanzamiento, lo que estaba pegando fuerte era el movimiento punk. Vamos, que una canción como Be my Wife, con ese piano a ritmo de Ragtime y unos arreglos muy elaborados, pilló a Bowie, por primera vez, fuera de onda... aunque discos como Low se avanzan en su tiempo a lo que otros hicieron en los próximos cinco años.

Pero bueno, también se ha de reconocer que esto solo fue un bajón momentaneo... el siguiente single de Bowie fue Heroes.... no hace falta que os explique como continua la historia...


6 comentarios:

Savoy Truffle dijo...

Bueno, este disco evidentemente es un abjón en cuanto a la calidad que nos había ido mostrando el Duqe Blanco con sus anteriores trabajos hasta 1974, pero con el paso del tiempo es un disco al que le cojí cariño y hay canciones excelentes como Always crashing in the same car.
Un saludo.

Uri dijo...

Mr Truffle: Entre tu y yo, para mi toda la triologia de Berlin es un bajonazo, Heroes incluido. Sin embargo, como bien dices, no deja de tener canciones increibles y tampoco se ha de negar la influencia que estos trabajos han tenido en muchos grupos.

Un saludo!

eufoniaelectrica dijo...

A mí su trilogía de Berlín me gusta bastante, pero está demasiado dominada por Eno. Prefiero Ziggy Stardust de toda la vida. Aun así Be My Wife es un pedazo de single, me gusta mucho, por muy feo que salga Bowie ahí. No conocía toda la historia detrás de la canción. Menudo yonki que ha sido este hombre. Pero yonki de verdad.

¡Un saludo!

Uri dijo...

Eufonia: De ahí mi mania a Brian Eno, je je je...

En cuanto a las drogas y Bowie, siempre he tenido la impresión (aunque parezca que me contradiga), que siempre fue menos que lo que él mismo propagaba por ahí. Ya sabes, crear polemica y estar en el candelero. Lo mismo sobre su etapa bisexual en el glam rock: era lo que tocaba, pero más boquilla que otra cosa.

saludos!!

Anónimo dijo...

¿qué tendrá que ver la velocidad con el tocino? la cuestión es si nos gustan los teman, no?

Uri dijo...

Querido anónimo:

Yo la única relación que veo entre el tocino y la velocidad es de tipo inversa: cuando más tocino comes, pierdes velocidad, y te aseguro que de eso últimamente soy una prueba viviente a la espera de los efectos de mi enésima dieta.

Y que la cuestión es sin duda si nos gusta la canción o no, eso es indiscutible. De hecho si no me gustara no me habría dignado a escribir sobre esta canción (o si... pero seguramente en otro tono) A partir de aquí solicito tu comprensión y espero que entiendas que uno se ha de buscar la vida para intentar rellenar estas líneas con algo que explicar.

Saludos!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...