viernes, 9 de septiembre de 2011

El último libro de las vacaciones: La canción del cielo de Sebastian Faulks


Resulta que el martes acabé el que se puede considerar como el último libro de las vacaciones, La Canción del Cielo (originalmente Birdsong que vete tu a saber por que misterio comercial fue traducida como La canción del Cielo) de Sebastian Faulks... bueno, por lo menos lo empecé que aun tenía vacaciones (que jodidamente lejos queda ahora). Y antes que nada una advertencia: no sé os ocurra leer este libro mientras comes solo en un restaurante... sobretodo si tienes el lagrimal fácil y no quieres montar el número delante de todo el numero (imaginar la escena: solo en una mesa, rodeado de un montón de mesas llenas... y que sin que nadie le diga nada, arranca a llorar). ¡Dios mio, la de esfuerzos que tuve que hacer! Y es que este es uno de esos libros que te ponen un nudo en el estomago.

Aun en estado de shock emocional, una compi del trabajo, al ver que lo había acabado y también mi cara de alucinado, me preguntó que de qué iba la novela, de que genero era. La cuestión es que me resultó complicado encontrar una categoría, un genero que lo defina. ¿Es una historia de amor? Bueno, al principio si que es una narración de una amor adultero, pero a partir de la página 136, la historia transcurre casí toda en las trincheras de la Primera Guerra Mundial. ¿Entonces es una novela de guerra? Pues tampoco, aunque la acción transcurre básicamente en las trincheras, no es la descripción de hazañas bélicas lo que encontraréis. ¿Cual sería el tema? Pues después de unos días reflexionando, creo que básicamente se puede definir como una novela donde puedes ver la degradación que la guerra provoca en las personas y en lo que sería su vida anterior, o mejor dicho, la imposibilidad de volver a su vida anterior después de la guerra. En definitiva, no es una novela de guerra y no es una novela de amor, es de como se desperdiciaron las vidas por una guerra irracional, bien porque murieron, bien porque fueron incapaces de volver a vivir.

La acción transcurre básicamente en dos periodos, un primero en 1.910, donde vemos nacer una historia de amor que para nada nos hace sospechar de lo que vendrá en el segundo periodo que transcurre entre 1916 y 1.918. Es en esta parte del libro, la más extensa, donde asistiremos a la absurdidad de la guerra y veremos como los personajes se van degradando hasta el punto de perder aquello que los mantenía en contacto con el mundo. Advertir que hay un tercer periodo intercalado, en el que la acción se desarrolla entre los años 1.978 y 1.979. Este intercalado, por otro lado, no se trata más que de una trama secundaria que tiene la única finalidad de cerrar el circulo a las historias que se han ido desarrollando. Es aquí justamente donde tengo que hacer una pequeña crítica, ya que esta historia secundaria en ocasiones es muy forzada y previsible... y que se le ve demasiado el plumero... vamos que se nota que el autor necesita de historia para poner fin a la novela puesto que ha dejado muchas preguntas en el aire y así de un plumazo (plumero-plumazo... cuando me da por una palabra) acabar con los interrogantes que no ha sabido responder en la trama principal. Pero aun así, es tan bueno el libro, tiene tanta emoción y sobretodo, consigue transportarte y hacerte vivir en tus carnes la desesperanza de los protagonistas, que sería como quejarse de que de tu novela favorita, no te gusta el color del papel. Vamos que no desmerece para nada la novela.

Puede ser que algunos de los que leáis esto, la palabra "guerra" en una novela ya sea motivo para no leerla. Pero vuelvo a repetir, no es una novela de guerra. No esperéis descripciones de batallas que podría dar un historiador, con grandes movimientos de tropas y acciones heroícas. En las ocasiones que transcurre alguna batalla, la podréis vivir (si vivir, ya que el libro consigue trasladarte a la acción) como un soldado más en que su único objetivo es correr y ponerse a salvo mientras nada más que la muerte consigue imponerse. No hay buenos ni malos, solo gente que pierde la vida y gente que sobrevive mientras pierden sus defensas psicológicas y sus motivaciones para vivir ante tanta absurdidad.


Aquí el Sebastian
A la hora de compara Las Canción del Cielo con otras novelas, se me vienen dos títulos a la cabeza. Uno de ellos sería Adiós a las armas de Ernest Hemingway, y la otra sería Sin novedad en el frente de Erich Maria Remarque (quizá la mejor novela anti-bélica que existe), ya que comparten escenario histórico y moraleja.  Pero estas dos novelas están escritas por antiguos soldados que participaron en la Primera Guerra Mundial, mientras que Sebastian Faulks no es más que un periodista al que le separa casi un siglo del conflicto bélico y cuyo merito más sonado (si buscáis su nombre por internet lo podéis comprobar) es haber sido elegido como el escritor encargado de seguir con la saga de James Bond allí donde Ian Fleming la dejó al morir.

En fin, recuperándome poco a poco del shock, solo deciros para finalizar que recomiendo mucho la lectura de La Canción del Cielo hasta para aquellos que por el tema (la Primera Guerra Mundial) sienten especial repelús. La Canción del Cielo es un libro que supera a su propio genero... si es que lo tiene.

4 comentarios:

atticus' daughter dijo...

Menuda pinta tiene el libro, no había oído hablar de él pero tal y como lo describes, pinta de maravilla. Me lo apunto!!!

Uri dijo...

Atticus': Es que con este libro ha pasado algo raro.Fue publicado en 1994 en inglaterra y fue todo un fenomeno mundial. Ganó premios y en las tipìcas listas de mejores libros del siglo el libro está incluido. Pero aquí en España no se ha editado hasta el 2.009... y con no mucha repercusión. Así que la cosa tiene que ir funcionando por el boca oreja... y es que el libro es maravilloso y no se merece que esté en la sombra.

Saludos!!!

Jose Carlos dijo...

Tomo nota...y lo pongo en mi lista de futuribles (ahora mismo estoy liado con Gearge Pelecanos y su "jardinero nocturno".
Saludos!!
Jose Carlos

Uri dijo...

José Carlos:

Parece que nos intercambiamos papeles... yo tengo El Jardinero Nocturno en "La gran montaña de libros por leer"... osea, todos esos libros susceptibles de ser leidos y que acumulo gracias a mi manía compulsiva por comprar libros.

Saludos!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...