miércoles, 14 de septiembre de 2011

Roquet Queen de Guns'n'Roses (La porno canción)

Si, hubo un tiempo en que era guay ir así

Nunca he sido muy fan de los Guns'n'Roses, para que negarlo. El Appetite for Destruction lo pillé ya cuando había pasado su efervescencia y sus siguientes discos, basicamente los Use your Illusion I y II, aunque salieron en una época en la que era facilmente influenciable, mis 15 años (mira tu por donde, el próximo día 17 de septiembre hará 20 años que se publicaron), nunca acabaron de convencerme. Esas canciones interminables como November Rain, el Knocking on Heavens Door con Axl Rose empeñado en gritar sin sentido o esas baladas azucaradas que podría haber firmado Glen Medeiros como Don't you Cry,... Vamos, que siempre me chirriaron esos dos discos dobles, con un monton de canciones que no acababan nunca y muchas otras que solo eran de relleno (es que llenar un doble doble disco trae lo suyo). Será por algo que todo el mundo esta perdiendo el culo por recordar los 20 años del Nevermind de Nirvana (y yo el primero, ya vereis) el proximo día 24 y, sinceramente, nadie se acordará de los 20 años de los Use your Illusion.

Pero aun así se ha de reconocer que Appetite for Destruction es uno de los discos claves del rock (para mi, inaguraron con The Pixies, lo que sería la música de los 90... bueno, excluyendo la explosión de la maquina, el eurodance y Alejandro Sanz... que ahora solo nos acordamos de lo bueno, pero en los 90 también se institucionalizo la mierda sin gracia, a diferencia de los 80... en que por lo menos la mierda tenía algo de gracia), pero por mala suerte para ellos, no decidieron participar en un suicidio colectivo y quedar como mitos. En cambio, ahora tenemos que soportar la vergüenza ajena de ver a Axl Rose haciendo la mona en los conciertos de sus giras (hay videos por ahi, no me hagáis buscarlos que si los vuelvo a ver me puede dar algo) y sacando discos tan unanimamente deporables como Chinese Democracy (ni intentéis oirlo, hacedme caso).

Pero volvamos a lo bueno, volvamos a Appetite for Destruction y a un historia curiosa de una de sus canciones, justamente la que cierra el disco: Rocket Queen.




La historia, además de los miembros de la banda, tiene otro protagonista, una groupie muy conocida en el ambiente "underground" (si, hubo un momento que Guns'n'Roses eran underground, quien lo iba a decir) llamada Adriana Smith. Por aquel entonces, Adriana salía con el batería de los Guns, Steve Adler y era habitual que estuviera presente en las sesiones en que se estaba grabando el Appetite for Destruction.

Aquí la gemidora
La cuestión es que un día, tras una pelea con Steve Adler, en cuanto la chica se quedo sola con Axl Rose, en el estudio, este vio que era su oportunidad y se tiró al cuello de la chica.... y además con bastante éxito ya que literalmente se la folló en el estudio (¿se puede decir folló?). Lo que la ardiente parejita no tuvo en cuenta es que no estaban solos en el estudio... de hecho Slash (no sé por que, pero todo lo antipático que me es Axl Rose, me es simpático Slash) estaba en la cabina y se dedicó a gravar el sonido de la fornicación durante 30 minutos (una manera como cualquier otra de pasar el rato).

¿A que no adivináis donde fue a parar la grabación? Anda, volver a escuchar la canción y a ver si encontráis los gemidos de Adriana Smith.

No me preguntéis que le pareció el incidente al novio cornudo, Steve Adler... porque no lo sé. Pero a Adriana Smith por lo visto la ocurrencia le encantó, ya que autorizó que sus gemidos fueran usados en la canción.

En fin, una manera como cualquier otra de pasar a la historia: Adriana Smith, la que gemía camino al orgasmo en una canción de Guns'n'Roses. No os recomiendo que la imitéis, que creo yo que si le enviais una cinta a vuestro artista favorito con vuestro gemidos... como que quizá da pie a muchos malentendidos.

5 comentarios:

eufoniaelectrica dijo...

Desde luego la chulería de Axl es algo que no viene de nuevo, pero al menos antes era un tío guay y hacía temas guays con una banda guay. Hoy es un payasete sin gracia. Slash, sin embargo, sigue haciendo cosas interesantes. Para mí ya es motivo suficiente para saber con quién posicionarse.

Menuda historieta... Si no fuera porque Guns 'n' Roses era una banda de éxito si fuera Steve Adler le metería las baquetas por el culo y me piraría.

Uri dijo...

Eufonia:

Los has calado a la primera. De hecho Axl vive de tener en propiedad el nombre de Guns'n'Roses... porque si fuera por su propia música...

Y en cuanto a Steve Adler, me parece a mi que tanto le daba la chica, como que se la traía al pairo... o por lo menos no le importaba tanto como la banda.

Saludos!!!

Salamandra dijo...

Pues mira. Me gustaba muchísimo el tema "Sweet child o'mine". Asi que me compré el disco y cuando vinieron a Barcelona, pagué 4000 pelas por irlos a ver a la recta de l'estadi (en los 80 eso era pasta). Tuvieron la profesionalidad de salir al escenario 2 horas tarde y borrachos, tocaron 45 minutos y el señor Axl se dedicó a berrear y a vomitar alternativamente.

Desde entonces les odio (como la mayoría de sus entonces fans, que desde ese día dejaron de serlo).

El único Axl Rose que me gusta es el que sale en Muchachada Nui encarnado por Joaquin Reyes. Con ese me descojoné.

Un beso guapetón

Uri dijo...

Salamandra: ¡Como para no odiarlos! Yo por menos creo que me hubiera llevado un ampli o por lo menos la cabellera de uno de ellos. No creo que te sirva de consuelo, pero por lo visto en aquella época era algo habitual en sus conciertos números de esos. Para que vamos a engañarnos... antes de triunfar en la música el Sr, Axl se dedicaban a traficar con "drogaína"... nada bueno podría salir de ahí.

Y que grande el Axl Rose de Joaquín Reyes (aquí somos mucho de Joaquín Reyes).

Besos!!!

Anónimo dijo...

Anda pedazo de puto yo daria mi vida por escuchar un tema de los guns con la vanda original

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...